La Empresa Mediana Española: balance 2015

Artículo publicado en Expansión el 16/06/2016

 

En los próximos días presentaremos la tercera edición del informe anual La Empresa Mediana Española, realizado para el Círculo de Empresarios. Como en ediciones anteriores, su objetivo es ofrecer un diagnóstico de la evolución reciente y de la situación actual del tejido empresarial español, con especial atención en las empresas medianas.

            En 2015, con los datos más recientes de Eurostat, constatamos la reducción del tamaño medio de la empresa española que sigue siendo la mitad del observado en nuestro entorno, resultado de una mayor dualidad del tejido empresarial español: más microempresas más pequeñas, y menos medianas y grandes, aunque de mayor tamaño.

Utilizando los últimos datos disponibles a nivel de empresa, el Informe realiza un balance del período 2009-2013 para las empresas medianas. Han aumentado su dimensión tanto en función del número medio de empleados por empresa como, especialmente, del activo medio. Su productividad se incrementó a partir del año 2011 llegando a superar en 2013 a las grandes empresas. El proceso de desapalancamiento ha dado lugar a una reducción de la ratio de deuda sobre fondos propios hasta niveles de 50,4%, alcanzando un mínimo desde el inicio de la crisis, y a una mejora de la ratio de cobertura. Todo ello permitió que en 2013 la rentabilidad sobre recursos propios aumentara hasta alcanzar el 6,5%.

En esta tercera edición del Informe hemos incorporado en el análisis sistemático de la propensión a exportar y a innovar. Las empresas medianas en la industria son las que muestran una mayor propensión exportadora, facturando al exterior el 35% de sus ventas y comportándose como las grandes. En cuanto a la innovación, siguen siendo las grandes las que más innovan: un 41% frente al 22,8% de las medianas y el 8,6% de las pequeñas.

En el Informe de este año hemos incorporado una radiografía del tejido empresarial por Comunidades Autónomas. Cataluña tiene la mayor participación de las empresas medianas (20% del total de España), Madrid concentra un 23% de las grandes y en Andalucía se acumulan las microempresas. El tamaño empresarial presenta una relación positiva con la tasa de empleo, de forma que las CC.AA. con mayores tasas de paro son también las que cuentan con un menor tamaño medio de sus empresas.

En esta edición hemos realizado tres análisis monográficos: cambios en productividad, análisis de barreras al crecimiento y fuentes de financiación. Los resultados indican que las diferencias en la productividad agregada entre países se explican sobre todo por la distribución de las empresas por tamaño más que por su especialización sectorial. De hecho, la productividad en España aumentaría un 13% si tuviera la distribución por tamaños de las empresas alemanas frente a sólo  un 4,8% si la composición por sectores productivos fuera la misma que en ese país. Por tanto, las ganancias potenciales en la productividad agregada no se encuentran tanto en la reasignación de factores entre sectores (cambio de modelo productivo) como en el aumento de la dimensión empresarial dentro de cada sector (cambio organizativo).

En la segunda monografía, el Informe analiza las barreras al crecimiento empresarial. Aunque se han producido mejoras, el índice global de barreras a la iniciativa privada de la OCDE para España se sitúa todavía en 2013 por encima del correspondiente a los países de nuestro entorno, sobre todo en complejidad regulatoria. En nuestro informe señalamos que el número de empresas se reduce un 33% alrededor de los 50 empleados, como consecuencia de distintas regulaciones que se concentran en dicho umbral y desincentivan el crecimiento empresarial.

Por último, la evidencia empírica muestra la elevada bancarización del crédito de las empresas españolas (80% del total), que está de nuevo muy relacionada con el tamaño empresarial: a medida que aumenta el tamaño de las empresas lo hace la diversificación de sus fuentes de financiación.

En resumen, un año más el Informe contribuye con su diagnóstico del tejido empresarial a conocer mejor las características de nuestro sistema productivo, y sus fortalezas y debilidades relativas frente a otras economías de nuestro entorno. Y también ayuda a identificar reformas necesarias para incentivar y facilitar el crecimiento del tamaño de las empresas españolas, una estrategia crucial para aumentar la productividad, la estabilidad y calidad del empleo, y la competitividad de nuestra economía en un mundo globalizado.

 

Rafael Doménech

Economista Jefe de Economías Desarrolladas de BBVA Research

Elena Pisonero

Presidenta de Hispasat y Directora del Proyecto de la Empresa Mediana Española del Círculo de Empresarios

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: