Si el talento puede cambiarse por una máquina, mal vamos

Quería compartir con ustedes esta entrevista que me hicieron en la revista Capital, en la que hablé de la compañía que presido, Hispasat, pero también de talento, de cómo debemos ofrecer un proyecto vital a ese buen talento que tenemos en España, del enorme reto que supone la transformación digital y que muchos empresarios no están viendo…

Me sentí muy a gusto compartiendo con el director de Capital, Arturo Criado, estas reflexiones.

En fin, no les voy a contar todo porque quiero que la lean, que opinen y que me hagan llegar sus reflexiones.

Aquí pueden ver el pdf de la entrevista, que ya está también en su site www.capital.es Entrevista en la revista Capital

Y les dejo un poco del principio del texto…

ENTREVISTA ELENA PISONERO
Por Arturo Criado

A sus 51 años ha hecho casi de todo. Ha pasado por la vida pública -ha sido secretaria de Estado, diputada, portavoz en la Comisión de Economía del Congreso pero también por la empresa privada que, a su juicio, “es la mejor gestión de los recursos, la vigilancia del resultado, de la eficiencia”. Se define a sí misma como una mujer curiosa, que trasteaba con prácticamente todo cuando era pequeña lo que le permite tener una mente absolutamente abierta a todo.

Quizá esa inquietud es la que ha hecho que termine presidiendo Hispasat, el operador de satélites español. La compañía cerró 2013 con un beneficio neto de algo más de 54 millones debidos, sobre todo, a la internacionalización. La firma ha decidido poner su mirada fuera de las fronteras europeas “nuestro mercado natural, pero que ahora mismo no está funcionando”.

PREGUNTA: ¿Hacia qué mercados habéis orientado vuestra actividad?
RESPUESTA: A aquellos en los que haya crecimiento. [Se ríe]. Básicamente,ahora mismo crecemos en los países emergentes, que son las áreas geográficas que necesitan acelerar la puesta en marcha de infraestructuras satelitales. Para nosotros es clave Brasil, en concreto, y Latinoamérica, en general. De hecho, gracias a ellos nuestros ingresos se han invertido y, ahora, el 60 por ciento procede del exterior. Prestamos también atención a Asia y África -un mercado donde hay una promesa de intentar llevar a cabo en breve nuevas operaciones en este mercado-.

PREGUNTA: Supongo que en este proceso de salida al exterior, la clave ha sido la llegada al accionariado de Abertis.
RESPUESTA: Nuestro principal accionista nos ha dado músculo, sobre todo financiero, y una nueva visión industrial. Nos ha permitido ser mucho más ambiciosos como empresa. El mercado nos dice que o tienes un tamaño importante o te comen. Y en eso estamos. Nuestro crecimiento orgánico no nos vale para atender la demanda que tenemos. Así que estamos en el proceso de crecer, aunque debíamos haberlo hecho antes. Ahora necesitamos ganar tamaño, quedan pocas oportunidades -algunas muy buenas- y estudiamos todas las opciones que nos den crecimiento. De hecho, estamos inmersos en las conversaciones con el operador israelí SpaceCom. Sería un acuerdo muy positivo, porque nos daría crecimiento global.

PREGUNTA: Esos movimientos corporativos no son exclusivos de Hispasat. Son algo que empezamos a detectar a nivel general en lA economía internacional. ¿Implica que la crisis ha quedado atrás?
RESPUESTA: Es verdad que la confianza se recupera. Los proyectos que estaban en cartera se pongan en marcha tras un tiempo parados por la desconfianza. Vienen de mucho tiempo atrás, y ahora hay que volver a ponerlos en marcha. Hemos perdido la desconfianza. Eso es lo que hace que la salida de la crisis se adelante o que las recesiones se acentúen.

PREGUNTA: Luxemburgo se ha posicionado como una de las grandes potencias en el campo aeroespacial. ¿Podría España seguir sus pasos para atraer empresas del sector?
RESPUESTA: El secreto está en el régimen fiscal del impuesto de sociedades. Para las empresas de satélites es del 8%. En un negocio con un componente financiero tan relevante como el de Hispasat, es algo que simplifica mucho las cosas. Ahora bien, esto no quiere decir que sea la mejor opción. La fiscalidad es importante, pero hay que valorar otras cosas a la hora de decidir la implantación de un centro de decisión empresarial: las relaciones con la industria, la capacidad de atracción de talento… En España debemos ser capaces de conseguir atraer esos headquarters con los recursos que tenemos, sobre todo porque suponen una gran cualificación.

Los comentarios están cerrados.

WordPress.com.

Subir ↑

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: